Escucha el relato del crucigrama que cruza mi espina dorsal. Deja que se escape, del semáforo, un poco de divinidad. Siéntete en paz: todo es ficción. Ahí van todos los filósofos, en fila india, rumbo a un campeonato de stress. Hoy todos los poetas estudian criminología. Pero muy pocos logran guiar el destino del cuchillo a una esfera más alta.

-Dime lo que quieras que haga y no lo haré.

Pero dímelo. Mi pereza es capaz de mover montañas.

Estoy como a punto de abortar. Escucho luces por arriba de mis ojos. Soy un wombat anquilosado, nervioso. No conozco belleza más grande que la del anquilosaurio. Soy el mesero que le escupe a la sopa. Soy el presidente que se masturba antes de dar un informe de gobierno. Soy un insecto inserto en la certidumbre. Yo enciendo la lumbre. Mira, ayer, de broma, me puse una corona de rey, y hoy, toma, paso por arriba de la ley. Como Ezekiel Farragut sin metadona, mi conciencia ya no reacciona y mi cuerpo me estorba. Soy un samurái que olvidó su vestuario (鍛鋼), y, sin espada ni nada, toma una siesta y escucha la radio.

800 resurrecciones
ABUL8TROMPASABBAS@GMAIL.COM © 2017 Abul Abbas