Existen pruebas de que Dios ha hablado con la gente. Las pruebas son la gente. Gente recluida en hospitales o en sus casas. Que no sale, no contesta ninguna pregunta, come muy poco y repite, incesantemente, he hablado con Dios. Más bien, Dios ha hablado conmigo. No he entendido nada, pero Dios ha hablado conmigo.

800 resurrecciones
ABUL8TROMPASABBAS@GMAIL.COM © 2017 Abul Abbas